Elección de los grifos: clave en funcionalidad y decoración

La grifería es el conjunto de llaves o grifos que nos ayudan a regular el paso del agua. A la hora de elegirlos para nuestros baños y cocinas, es muy importante conocerlos, ya que, además que tienen una obvia funcionalidad, nos permite embellecer de forma considerable el ambiente.

Lo primero que debemos saber es si nuestras tuberías circulan por la pared o por el suelo. Un aspecto que puede parecer tan insignificante es clave para elegir la grifería adecuada. En base a esta instalación, podemos diferenciar varios tipos de grifos:

– Murales: son aquellos que van fijados a la pared, por lo que debemos adquirirlo una vez que sabemos que nuestras tuberías circulan por las murallas. Su principal ventaja es que nos ofrecen más espacio para manipular objetos. Por lo tanto, si necesitamos llenar ollas o cubos podremos hacerlo con mayor comodidad. Además, estos grifos resultan muy estéticos y les dan a nuestro hogar un toque clásico. Sin embargo, debemos tener en cuenta que su instalación es un poco más compleja.

 De repisa: son aquellos que se instalan sobre el lavamanos o lavaplatos. Sirven tanto para la cocina como para el baño, aunque son más comunes en los baños. Su principal ventaja es que resultan muy prácticos. Son los tipos de grifos más habituales en las viviendas, por lo que la variedad de diseños disponibles es muy amplia. Su instalación es extremadamente sencilla, por lo que, si buscamos el ahorro, son la opción ideal. Dentro de esta gama podemos encontrar varias aperturas, así como tamaños del caño.

                            

Grifos según apertura

Una vez que sabemos el tipo de instalación que deseamos, pasaremos a la elección de la apertura. Dentro de esta, las opciones más comunes son:

– Monomando: son los que cuentan, como su nombre indica, con un solo mando para regular el caudal y mezclar el agua caliente con el agua fría. Son la variante más común y se utilizan en cocinas y baños. La ventaja de los grifos monomando es su sencillez y su comodidad a la hora de utilizarlos.

– Bimando: son aquellos que cuentan con una llave para el agua fría y otra para el agua caliente. Aunque son muy poco prácticos, suelen elegirse cuando se busca una estética determinada. Puesto que recuerdan a la grifería antigua, dan un toque rústico a la vivienda.