La pasta de Muro

Se trata de un revestimiento plástico liso, preparado en base a resina vinílica o resinas acrílicas y otros materiales que, dependiendo de la marca, serán de mayor o menor calidad. Es perfecta para alisar paredes, cubrir y rellenar imperfecciones, incluso crear texturas. Otra ventaja, la puedes encontrar para interiores y exteriores.

la-pasta-muro1.jpg

Cómo usar la pasta muro

Una vez seca, la pasta muro ofrece gran resistencia y durabilidad, por lo que es un producto muy usado en bricolaje y albañilería. Incluso, suele contener bactericidas muy eficientes que protegen al producto de ataques de bacterias, lo que convierten a esta herramienta en segura e idónea para el hogar.

Para usarla, deberás humedecerla si el día es caluroso. Si está húmedo, no será necesario. Se aplica en superficies secas y limpias, libres de polvo arena y otros materiales, mediante el uso de una llana para extenderla y cubrir grietas o sellar imperfecciones en paredes. Ten en cuenta que si el muro o pared está en muy mal estado, la pasta muro no será suficiente. No intentes hacer milagros.

la-pasta-muro2.jpg

Una vez aplicada, debe dejarse secar entre capa y capa. Normalmente con dos manos es suficiente. El tiempo de secado debe ser entre 6 y 8 horas. Cuando esté totalmente seca, es el momento de lijar la superficie con esmero para dejarlo muy lisa y así poder aplicar el sellador y la pintura final. También puede ser usada como base para paredes que después desees empapelar.

La pasta muro ha venido sustituyendo al yeso, pues en la práctica, la primera es más limpia, duradera y su elasticidad la convierte en un producto cómodo y de uso sencillo. De hecho, puedes usarla para crear texturas y fondos originales si, antes de que se seque por completo, por ejemplo golpeas con una esponja o pasas un rodillo de lana que dibujen decorativas líneas y figuras. Dichas texturas se mantendrán aunque después apliques la pintura definitiva